Aprender a ser una mujer emprendedora (Versión para imprimir)

Versión para imprimir

Versión para imprimir del artículo Aprender a ser una mujer emprendedora. No incluye formatos especiales ni imágenes.
Aprender a ser una mujer emprendedora
Presiona sobre el botón IMPRIMIR para imprimir el texto que se encuentra entre las lineas de puntos
http://oficinaybienestar.com
Aprender a ser una mujer emprendedora
Empezar a trabajar en tu propia empresa requiere de mucho esfuerzo, confianza, y de tener una buena idea para comenzar. Todos los aspectos para ser una mujer emprendedora.

Desde finales del siglo pasado, nos bombardean la cabeza con consignas como "la nueva realidad laboral dice que ya no existe la estabilidad laboral", "debes aprender a vender tu capacidad de trabajo", "el mundo laboral cambia todos los días y debes seguir el ritmo de los tiempos", "debes reciclarte", "debes actualizarte", "debes ser una mujer emprendedora", etc.

Quieres crear tu propia empresa, te fastidia ver todos los días ejemplos de mujeres exitosas... pero la idea del siglo te resulta un misterio indescifrable.

 

Cómo encontrar la idea para crear tu propia empresa

El misterio radica fundamentalmente en encontrar lo que los especialistas denominan "el concepto ganador".

El primer paso para descubrirlo es saber que, para que un negocio funcione, el mismo debe responder a una necesidad.

Una buena manera que tienes para descubrir esa necesidad es observar los problemas que tú misma encuentras y pensar en cual sería la solución para responder a esa necesidad.

 

Durante una semana, o más, lleva un cuaderno de notas y escribe todas las ideas que se te ocurren. Navega por Internet, entra en los foros, lee los diarios. Busca si otras personas han tenido tu misma idea y si han podido llevarla adelante, si han fracasado o si han tenido éxito, quizás tu idea no es muy original y otras mujeres la llevaron adelante y han cosechado éxitos o fracasos.

 

Si encuentras mujeres emprendedoras que han llevado adelante con éxito tu misma idea o nicho de negocio, no dudes en copiarlas, no hay nada de malo en eso. Corrige y mejora lo que ya existe, todas las empresas lo hacen, es más, el "espionaje industrial" es una industria en si mismo.

Trata de imprimir tu sello original, de demarcarte de la competencia, agrega algo nuevo o algo más, "un plus" que sólo ofrezca tu empresa.

 

Realiza tu propia encuesta entre tus amigos y familiares para ultimar detalles, para tomarle el pulso a los consumidores, seguramente habrá un antes y un después. Es increíble lo que uno puede descubrir indagando a los demás, ideas interesantísimas que no se nos hubiesen ocurrido jamás.


Si hablas otro idioma, aprovecha para dar una vuelta al mundo navegando por la red, la globalización existe y muchas ideas llegan de otras latitudes, quizás tú puedas ser la pionera en tu región o puedas inspirarte para darle a tu proyecto de mujer emprendedora el empuje que necesita.

La pasión de una mujer emprendedora

Por último, es fundamental trabajar o desempeñarse en una actividad por la que sientes pasión. Ser una mujer emprendedora significa pelear todos los días para que tu negocio prospere.

No puedes hacerlo si la actividad que elegiste responde lógicamente a una necesidad pero no a una actividad por las que sientes predilección. Debes levantarte cada mañana dispuesta y contenta, lista para la lucha.

Texto extraido de: http://oficinaybienestar.com
Enlace: http://oficinaybienestar.com/n/1839/aprender-a-ser-una-mujer-emprendedora.html
Aprender a ser una mujer emprendedora
Presiona sobre el botón IMPRIMIR para imprimir el texto que se encuentra entre las lineas de puntos
Inicio de Oficina y Bienestar