Ejercicios de relajación para hacer en tu oficina hogareña

Ejercicios de relajación para hacer en tu oficina hogareña

Te contamos un ejercicio para relajarte en casa cuando tienes tu oficina allí.

Ejercicios de relajación para hacer en tu oficina hogareña

Autor: Euge
Te contamos un ejercicio para relajarte en casa cuando tienes tu oficina allí.
Aunque trabajemos en casa, el estrés igual se puede apoderar de nuestro cuerpo. Para estos casos, nada mejor que el siguiente ejercicio de relajación.

Hoy aprenderemos algunas técnicas de bienestar que te ayudarán a aliviar y evitar la tensión en tu oficina hogareña, ya sea que se trate de tu único sitio de trabajo, o para las ocasiones en las que puedes evitar el traslado hacia la oficina comercial, fuera de casa.

 

En la oficina hogareña podemos darnos un lujo extra, que en una oficina compartida no podemos: nos damos el gusto de vestir con ropa más cómoda, quizás hasta dejamos de lado el maquillaje, usamos calzado confortable, y podemos hacer ejercicios de relajación tumbados en el suelo, o recostándonos en nuestro sillón favorito.

 

Pero, aunque tengamos estas comodidades, en la oficina hogareña no es todo diversión y relax: sucede que, como en cualquier otro trabajo, hay ocasiones en las que el estrés termina por afectarnos. La tensión y las exigencias de la vida laboral se entremezclan con los deberes del hogar, y todo ello termina por aportar un peso extra en nuestras vidas.

 

Por ello, cuando sientas tensión, agobio o cansancio, no dejes de prestar atención a esta señal de pedido de auxilio que tu cuerpo y tu mente te están dando. Ya que estás en casa, puedes realizar un simple ejercicio de relajación, sumamente efectivo.

 

Ejercicio de relajación en casa

Comienza por ponerte ropa cómoda, y quitarte el calzado. Quítate las alhajas, el reloj de pulsera, y hasta suelta tu pelo: debes quedar en completa libertad. De pie en una habitación confortable, sin ruidos ni interrupciones, comienza por hacer pequeños movimientos circulares con tus pies y con tus manos, y luego con tus hombros y con tu cabeza, para aflojar estos sectores tan agobiados por las exigencias laborales y hogareñas.

 

Respira lenta y profundamente, a un ritmo regular. Lleva tu ritmo de respiración hacia uno lento, pausado y tranquilo; debes sentirte a gusto. Quita de tu mente todos los pensamientos que no se traten de tu respiración y de los suaves movimientos que estás realizando con tu cuerpo.

 

Ya más relajado, recuéstate en tu sillón favorito, en el piso o en tu cama, sin antes olvidar apagar la luz y cerrar las cortinas, para tener oscuridad y tranquilidad. Puedes poner música confortable, pero no es indispensable, y sólo debes hacerlo si te ayuda a relajarte y eliminar el estrés.

 

Completamente relajado y recostado, cierra los ojos. Respira lentamente, y comienza a visualizar un paisaje. Es un cielo azul totalmente despejado. Miras un poco hacia abajo y ves que hay una pradera tranquila, acompañada de una suave brisa que mueve todas las delicadas flores de este paisaje. Hueles el aire y se nota húmedo y fresco, como el aroma de la tierra del campo justo después de llover. Déjate envolver por los rayos cálidos del sol, que brilla con todo su fulgor, en este escenario perfecto.

 

Ahora voltéate, en tu visualización, y observa que a tus espaldas hay un peñasco, que se encuentra con la costa de un mar azul de suaves olas. Escúchalas romper, huele el aire salado y refrescante, envuelto de espuma y de libertad. Simplemente quédate allí, observando este mar, este paisaje, este escenario fabuloso.

 

Cuando te sientas listo, ya relajado, ve menguando la iluminación de este paisaje, como si se estuviera haciendo de noche, hasta que sólo veas la oscuridad. De a poco, y siempre respirando lentamente, comienza a retornar a tu ser real. Abre los ojos tranquilamente, y quédate en esta tranquilizante posición horizontal por algunos minutos. Cuando te sientas listo, mueve un poco tus pies y tus manos, y luego el resto de tu cuerpo. Incorpórate lentamente, y bebe un vaso de agua fresca.

 

Ya estarás listo para retornar a tus actividades, completamente renovado, relajado, y con nuevas energías.

Si te gustó este artículo, ayúdanos a crecer y Compártelo por las Redes Sociales ahora!
Qué opinas sobre el contenido de este artículo?
Otros artículos de interés
Estos textos son los más destacados dentro de las principales temáticas relacionadas a Ejercicios de relajación para hacer en tu oficina hogareña
El liderazgo de las mujeres en el trabajo
Las mujeres salieron del hogar para ofrecer sus habilidades y conocimientos en el mundo laboral. Y las que alcanzan cargos elevados imponen una nueva forma de liderar.
10 errores que debes evitar en las entrevistas
El éxito en una entrevista laboral depende de muchos aspectos, y un simple error tonto puede tirar a la borda todo nuestro potencial.
Oficina con decoración al estilo retro
Lo retro vuelve, y es un estilo muy de moda, paradójicamente. A tu oficina también le puedes incorporar diversos toques retro y así crear una ambientación divertida y original.
Más información sobre...
Estos son las temáticas relacionadas con Ejercicios de relajación para hacer en tu oficina hogareña. En estos enlaces encontrarás más información relacionada.
Indice(519 artículos)
Buscador
Ejercicios de relajación para hacer en tu oficina hogareña
Imagen ilustrativa del artículo Ejercicios de relajación para hacer en tu oficina hogareña
Tomate unos instantes cada día para hacer este ejercicio de relajación. Respira lentamente, y comienza a visualizar el paisaje que relaje tu cuerpo y mente.
Versión para imprimir
Versión de Ejercicios de relajación para hacer en tu oficina hogareña sin imagenes o enlaces para una mejor impresión.
Otras secciones
Dentro de Oficina y Bienestar
  Inicio de Oficina y Bienestar