¿Qué sabes del Síndrome del ejecutivo?

¿Qué es el síndrome del ejecutivo?: Causas, síntomas y tratamiento
El síndrome del ejecutivo es otro mal relacionado con el trabajo que puede afectar a cualquiera, ya sea un alto gerente, un empleado de oficina o un obrero.

¿Qué es el síndrome del ejecutivo?

El Síndrome del Ejecutivo es hoy un mal que aqueja a gran parte de la población adulta que trabaja en diversos puntos de la cadena de mando. Aunque su nombre designa un cargo de alta jerarquía, se trata de un condicionamiento en el comportamiento que puede ser padecido por gerentes, CEOs, managers, obreros, secretarios y administrativos por igual, así como cualquier otra persona dentro de la organización.

El Síndrome del Ejecutivo describe una constante preocupación por el trabajo, afectando no sólo la vida social y familiar de quien lo sufre, sino también impidiendo su relajación, descanso y ocio y, con ello, afectando su productividad y su rendimiento laboral.

Síntomas del Síndrome del ejecutivo

Quienes sufren del SdE (Síndrome del Ejecutivo) se describen como personas ambiciosas, perfeccionistas, que se aburren fácilmente y tienen altas dificultades a la hora de desprenderse de su rol profesional al regresar a casa, e incluso al ausentarse en el período vacacional.

De hecho, las vacaciones se transforman en un problema y en una fuente de ansiedad, pues el tiempo de ausencia es una preocupación constante para quien sufre del SdE, pensando qué sucederá en el trabajo, y sintiéndose obligado o deseoso de seguir en actividad a lo largo del año entero. Incluso en el descanso del fin de semana, en reuniones sociales, sus charlas tornarán en el trabajo y en su actividad, y al regresar a casa probablemente revisen sus papeles o piensen en las labores que harán en la oficina al día siguiente.

Esta dificultad para separar el trabajo de la vida íntima, social y familiar, también puede ser detectada con la demostración constante de la necesidad de comunicarse o de estar en contacto con su oficina. Estas personas están a todo momento pendientes de teléfono móvil, de su correo electrónico, revisando computadores y móviles casi compulsivamente.

En cuanto a la salud, no hay un vínculo estricto. Sin embargo, debido a los índices de estrés y a la falta de relajación, disfrute y actividades saludables, quienes sufren del Síndrome del ejecutivo suelen presentar hipertensión, altos índices de colesterol y triglicéridos, dificultades gastrointestinales, e incluso trastornos de pánico y ansiedad. En cuadros más leves puede presentarse dermatitis y alopecia (caída del cabello).

Causas del síndrome del ejecutivo

No hay una razón cierta del desarrollo del Síndrome del ejecutivo. Puede deberse a numerosos motivos, incluyendo compensaciones de carencias en la vida íntima y familiar, o personal. Esta fijación en el trabajo crea un comportamiento que ronda lo obsesivo, aumentando cada día más si no se pone un fin a ello.

Además de compensar faltas y fallas personales, se ha observado que el SdE se manifiesta también entre personas que no han hallado su vocación de vida, que sienten frustración por sus fallas en planos deportivos o sociales, que no logran el éxito en el mundo competitivo en otras áreas, y hasta en quienes trabajan en empresas estrictas que no contemplan a los empleados sino como si fuesen elementos o herramientas.

Cómo curar el síndrome del ejecutivo

La terapia y la consejería pueden ser las herramientas esenciales para eliminar el Síndrome del ejecutivo. Los fármacos y medicamentos pueden enmascarar los síntomas o aletargar el comportamiento, pero no son en absoluto una cura.

Lo mejor es la prevención y la acción inmediata. Procura tener al menos una hora al día de pura relajación, sin pensar en el trabajo, con tu móvil y tu computador apagados. Procura hacer actividades fuera de casa, incluso en sitios sin acceso a internet o con débil señal telefónica al principio, hasta crear este hábito de desconexión.

Trata de mantener charlas triviales al menos una vez al día. Habla de celebridades, del resultado de los deportes, de la política o de alguna película que hayas visto, durante al menos 20 minutos. Esto irá entrenando a tu cerebro a formar parte de charlas ajenas al trabajo.

Finalmente, recuerda descansar a diario, realizar alguna actividad física, al menos ve de a pie al mercado o a la oficina, para que tu cuerpo se oxigene y tu mente se distraiga con el paisaje de tu ciudad.

Si te gustó este artículo, ayúdanos a crecer y Compártelo en tus Redes Sociales ahora!
Qué opinas sobre el contenido de este artículo?
Otros artículos de interés
Estos textos son los más destacados dentro de las principales temáticas relacionadas a ¿Qué sabes del Síndrome del ejecutivo?
Seis motivos que llevan a la renuncia
La renuncia a un puesto de trabajo puede deberse a varias razones, pero las más comunes (y justificables) son las que te enumeramos en esta nota.
El liderazgo de las mujeres en el trabajo
Las mujeres salieron del hogar para ofrecer sus habilidades y conocimientos en el mundo laboral. Y las que alcanzan cargos elevados imponen una nueva forma de liderar.
10 errores que debes evitar en las entrevistas
El éxito en una entrevista laboral depende de muchos aspectos, y un simple error tonto puede tirar a la borda todo nuestro potencial.
Más información sobre...
Estos son las temáticas relacionadas con ¿Qué sabes del Síndrome del ejecutivo?. En estos enlaces encontrarás más información relacionada.
Indice(519 artículos)
Buscador
¿Qué sabes del Síndrome del ejecutivo?
Imagen ilustrativa del artículo ¿Qué sabes del Síndrome del ejecutivo?
El Síndrome del Ejecutivo describe una constante preocupación por el trabajo
Versión para imprimir
Versión de ¿Qué sabes del Síndrome del ejecutivo? sin imagenes o enlaces para una mejor impresión.
Otras secciones
Dentro de Oficina y Bienestar
  Inicio de Oficina y Bienestar