Oficina en casa: ¿cómo desconectarse?

La difícil tarea de "cerrar" la puerta de la oficina cuando trabajamos en nuestro hogar.
Trabajar desde casa tiene una gran ventaja; la comodidad y privacidad, pero también una gran contra; la dificultad de diferenciar entre oficina y hogar, trabajo y esparcimiento.

La oficina hogareña, ya sea para su uso esporádico o diario, es todo un asunto que merece un debate aparte. Y es que la oficina en el hogar muchas veces no tiene puerta, al menos no una a nivel ideológico, y no sabemos cuándo ha llegado realmente el momento de apagar las luces y volver al hogar.

Se trata de un asunto simple: en la oficina fuera de casa llega la hora de irnos, tomamos nuestras cosas, y salimos del edificio. Viajamos de regreso a casa, y ya comenzamos a sentirnos relajados. Cualquier pendiente que pudiera haber quedado, ha quedado en la oficina, fuera de nuestro alcance. Puede que revisemos, quizás, los correos electrónicos o que planifiquemos acciones, pero el grueso de la labor habrá quedado en otra residencia, aguardándonos allí hasta la próxima jornada.

La oficina hogareña y las tareas pendientes

A diferencia de la anterior, una oficina hogareña pareciera no tener horarios. Es que si de pronto ha quedado un pendiente, muchas veces aprovechamos cualquier instante para resolverlo, en busca de quitarlo de nuestra mente a la mayor brevedad posible. De este modo, no es extraño que terminemos de cenar, hagamos dormir a los hijos, acomodemos el hogar, y retornemos a la oficina a continuar con la labor. Incluso en las noches de insomnio, en los días feriados y de descanso o en cualquier momento posible echamos mano de los papeles o del ordenador: es que no hemos aprendido a cerrar la puerta de la oficina en casa .

Este es un concepto que debemos interiorizar. Es de vital importancia, pues trabajar sin un descanso marcado en el día, a la larga, terminará por agotarnos. Por ello, la mejor idea es forzarnos a tener una jornada laboral. Debemos mentalizarnos en que a cierta hora, la oficina deja de funcionar, como lo haría la oficina fuera de casa.

Una puerta para desconectarnos de la oficina

Es realmente importante que la oficina “tenga” una puerta. Ya que la gran mayoría de las oficinas hogareñas se acomoda en rincones posibles, sin ser una sala independiente, debemos ponernos creativos y diseñar algún tipo de puerta para que, a partir de cierta hora o de cierto día de la semana, podamos quitar de nuestra vista la oficina.

Puede ser una puerta, un biombo, una cortina, o una placa de madera decorada. No importa de qué se trate, sino de su función. Cuando quitamos de nuestra vista la oficina hogareña, el ordenador, los papeles y la lista de los pendientes, no tendremos la tentación constante de seguir y seguir sin descanso, tan sólo porque “podamos” hacerlo, estando tan cerca de nuestro trabajo.

Entonces, manos a la obra. A diseñar una verdadera puerta que divida ese espacio de la casa destinado al trabajo, del otro que lo transforma en nuestro hogar, guarida privada y personal.

Si te gustó este artículo, ayúdanos a crecer y Compártelo en tus Redes Sociales ahora!
Qué opinas sobre el contenido de este artículo?
Otros artículos de interés
Estos textos son los más destacados dentro de las principales temáticas relacionadas a Oficina en casa: ¿cómo desconectarse?
Seis motivos que llevan a la renuncia
La renuncia a un puesto de trabajo puede deberse a varias razones, pero las más comunes (y justificables) son las que te enumeramos en esta nota.
El liderazgo de las mujeres en el trabajo
Las mujeres salieron del hogar para ofrecer sus habilidades y conocimientos en el mundo laboral. Y las que alcanzan cargos elevados imponen una nueva forma de liderar.
10 errores que debes evitar en las entrevistas
El éxito en una entrevista laboral depende de muchos aspectos, y un simple error tonto puede tirar a la borda todo nuestro potencial.
Más información sobre...
Estos son las temáticas relacionadas con Oficina en casa: ¿cómo desconectarse?. En estos enlaces encontrarás más información relacionada.
Indice(519 artículos)
Buscador
Oficina en casa: ¿cómo desconectarse?
Imagen ilustrativa del artículo Oficina en casa: ¿cómo desconectarse?
No necesariamente necesitamos de una puerta, podemos utilizar un biombo o cortina para desconectarnos de la oficina.
Versión para imprimir
Versión de Oficina en casa: ¿cómo desconectarse? sin imagenes o enlaces para una mejor impresión.
Otras secciones
Dentro de Oficina y Bienestar
  Inicio de Oficina y Bienestar