Manipulación y chantaje emocional en la oficina (Versión para imprimir)

Versión para imprimir

Versión para imprimir del artículo Manipulación y chantaje emocional en la oficina. No incluye formatos especiales ni imágenes.
Manipulación y chantaje emocional en la oficina
Presiona sobre el botón IMPRIMIR para imprimir el texto que se encuentra entre las lineas de puntos
http://oficinaybienestar.com
Manipulación y chantaje emocional en la oficina
Dos situaciones extremas y conflictivas que se dan en muchas oficinas de nuestras ciudades: la manipulación y el chantaje emocional. ¿Sabes qué son?

La manipulación en la oficina

Se dice entre pasillos que el manipulador siempre obtiene lo que quiere, y logra que los demás hagan el trabajo por él. Pero la manipulación no es una buena consejera: nos incentiva a la vagancia, nos hace desconocer nuestro propio trabajo, y además, crea malas relaciones laborales.

 

La persona manipuladora hace que los demás cumplan con sus órdenes y deseos. Se vale de trucos, artilugios, engaños y mentiras para lograrlo, incluso de amenazas, si se encuentra en cargos de poder. Un jefe manipulador, por ejemplo, no dirá al empleado algo como “no corresponde a tu trabajo, pero me agradaría que terminaras ese informe antes de retirarte”, sino que indicará la orden en algo como “si te vas a casa antes de terminar el informe, no creo que la jefatura vaya a estar de acuerdo en darte la promoción a ti”.

 

Ante un superior manipulador, hay poco que podamos hacer, salvo enfrentarnos a riesgo de sufrir su desengaño y enojo. Lo mejor es hablar con el superior de área o con el departamento de recursos humanos y personal, antes de que la situación termine con tu paciencia y acabes con un exabrupto, o te quedes callado y sufras en tu tiempo de trabajo (y también en el personal).

 

El chantaje emocional

Muy similar a la manipulación, el chantaje emocional suele darse por parte de quienes tienen cargos de poder, o quienes tienen cargos de influencia. Los que gozan mejor relación con la jefatura, los superiores, jefes, encargados de zona y demás poseen una percepción de “intocables” por parte del personal. Esto, en mentes malintencionadas, da a la persona la sensación de poder, y de estar en una posición desde la que se puede llevar a cabo estas malas prácticas, tanto en la oficina como en la vida misma.

 

El chantaje emocional puede tomar diversas formas, sin embargo, la del papel de víctima es una de las más habituales. Falsos lloriqueos, constantes quejas de la propia situación y apariencia física de desgano y pena son las herramientas principales de estos chantajistas, que logran que los demás hagan el trabajo duro para llevarse ellos los créditos, o que logran que los colegas cubran sus faltas y errores. Es habitual notar frases como “hace días no duermo, desde que mi pareja se enfermó debo hacerme cargo de todo” o “tengo a mi madre enferma y estoy constantemente pensando ello, ahora si pierdo este trabajo no podrá pagar cuentas del hospital”. Llevan las situaciones –y las mentiras- al extremo con tal de despertar lástima en los demás, quienes por solidaridad hacen trabajos que no les corresponden.

 

La mejor manera de lidiar con los chantajistas emocionales es hacer caso omiso de sus sutiles intenciones de pedirte ayuda, y hasta ofrecerle soluciones que indiquen que, de todos modos, es esa persona quien deba hacer el trabajo. No caigas en las trampas de los chantajistas, que recurren a estos pedidos de manera constante.
Texto extraido de: http://oficinaybienestar.com
Enlace: http://oficinaybienestar.com/n/5937/manipulacion-y-chantaje-emocional-en-la-oficina.html
Manipulación y chantaje emocional en la oficina
Presiona sobre el botón IMPRIMIR para imprimir el texto que se encuentra entre las lineas de puntos
Inicio de Oficina y Bienestar